Y también dos huevos duros (o cincuenta)

Nunca se me había ocurrido pensar que los huevos duros eran parte de la historia del cine. Primero, la escena del camarote de los Hermanos Marx de Una noche en la ópera. Una escena delirante, que he visto decenas de veces, y que siempre, invariablemente, en el momento final en que se abre al puerta y caen todos a presión acabo soltando una carcajada. La cada vez más estrambótica petición de servicios se incrementa siempre con una bocina de Harpo y Chico apostillando “y también dos huevos duros”.

Luego está La leyenda del indomable, y esa escena imborrable de Paul Newman comiendo huevos duros, hasta cincuenta. Recuerdo que la dieron en televisión cuando era pequeño. Al día siguiente, los días siguientes, en el colegio todo el mundo hablaba de ella. Como había pasado unos años atrás con López Vázquez encerrado en La cabina, había causado verdadero impacto. Además, solamente había un canal de TV, así que todos veíamos lo mismo.

Ayer murió Stuart Rosenberg, director de esta película, y de algunas otras como la también carcelaria e igualmente estimable Brubaker , en este caso con Redford, el compañero de Newman en dos películas inolvidables. Hace poco tuve ocasión de ver un encuentro entre ambos en un interesante documental en donde se confirmaba una vez más lo que ya sabíamos todos, que son dos grandes.

Buscando algún enlace, en algunos sitios, preferentemente mexicanos, he visto anunciada la muerte de Rosenberg refiriéndose a él en titulares como el director de The Amytiville Horror. Nunca se me hubiera ocurrido describirlo así. Como es preceptivo decir en estos casos, descanse en paz.

Anuncios

8 comentarios to “Y también dos huevos duros (o cincuenta)”

  1. Fatpower Says:

    Taci, el documental ese del que hablas también lo he visto yo, que grandes y que sencillos a la vez, viendo ese tipo de cosas sobre dos grandes monstruos y lo comprometidos que son con ciertas causas sigo pensando lo muchisimo que les queda por aprender a todos estos que suben al “star system” y que van de enteradillos…

    Lo que más me gusto fue el tramo de la empresa de alimentación de Paul Newman, el tío prueba absolutamente todas las comidas, :).
    Alucinante también lo del teatro de su mujer.

  2. tacitus Says:

    Sí, la sencillez que demuestran los tíos, el aprecio sincero que se muestran, en ese mundo tan difícil, toda la escena del teatro … realmente conmovedor. Dos grandes.

  3. el bowie Says:

    una de mis peliculas de cabecera

  4. el bowie Says:

    cool hand luke

  5. tacitus Says:

    Sí, cool hand luke, la verda, tiene narices inventarse a partir de ese título “la leyenda del indomable”, que suena muy bien.

    La escena de los huevos duros:

    (también disponible la del lavado de coche)

  6. bowi Says:

    nos quejamop de la gente que dobla los titulos de las peliculas, pero algunos mejoran a los originales. por ejemplo centauros del desierto (the searchers)

  7. Mullen Says:

    Recuerdo la escena de los huevos duros …y tambien recuerdo sentir auténticas arcadas cuando en el ultimo le abren la boca a Newman para ver si se lo había tragado y ya no estaba.
    SALU2 ;D

  8. Jorgín Says:

    Joder nenos,¿cómo traduciriais esa expresión coloquial de buena suerte en relación con los naipes?

    “Buena Mano Luke”…no queda muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: