Archive for 29 abril 2007

Libros

abril 29, 2007

El pasado lunes fue el Día del Libro. Una fiesta que en Barcelona, y en general en Cataluña, se celebra especialmente. Un día en el que el tiempo suele acompañar, y que es algo extraño, al tratarse de un día festivo siendo laborable. Bonita la tradición de regalarse libros y rosas. Ciertamente, la gente adopta como muy propia, y cada año el 23 de abril se lanza frenética a la calle. Siendo un día muy bonito, encuentro el modelo al borde de la saturación.

Pasear ese día sigue siendo muy agradable, y me he acostumbrado a regalar rosas a precios de orquidea, pero lo de comprar el libro empieza a parecerme grotesco. ¿Tengo que hacer una cola larguísima o abrirme paso a empujones para encontrarme ante una mesa en la que se repiten los mismos libros todo el rato?. Ya he dimitido de eso.

Oí una vez que viendo la biblioteca de una persona se puede saber mucho de ella. Añado que si no tiene, también. La mía es bastante variada, creo. En la foto, una parte. Tampoco es cuestión de que sepais demasiado.

Procesiones

abril 16, 2007

Esta Semana Santa me he hartado de ver procesiones. Está bien verla en un sitio pequeño, no son multitudinarias como esas que se ven de Sevilla y tal. Hay participación popular, pero no hay agobios, ni aglomeraciones, ni escenas desgarradas. Me pasa igual con las cabalgatas de Reyes, que prefiero la de mi barrio, mucho más de andar por casa que no la gigantesca de Barcelona.

La procesión del silencio el viernes por la noche era bastante impactante, con todas las luces apagadas, y el único ruido de las campanillas del Cristo yacente. Hubo un momento en que sentado en unas escaleras, mirando hacia la pequeña iglesia, con las nubes y el cielo oscuro recortados de fondo, tuve la sensación de estar en una película de Orson Welles. El no llevar cámara me permitió disfrutar aún más del momento. Mirando, no buscando encuadres.
A los niños les gustaban mucho. Supongo que principalmente porque son bastante impactantes para varios sentidos, la vista, el oído y el olfato, pero también porque son muy diferentes a todo lo demás, por ese grado de solemnidad que desprenden, y por lo real del asunto. Curioso que unas personas con capuchones y toda la parafernalia adjunta tenga apariencia de real.

Algunos tenían un toque algo siniestro, descalzos, con cadenas, de negro. Los de la foto eran bastante llamativos. Uno que es pagano por convicción no podía evitar acordarse del Milan y de Berlusconi -ese sí debería hacer penitencia-, o del Vertigo Tour de esos cuatro irlandeses a los que seguro que hubiera encantado esta procesión.

Mc Guffin

abril 11, 2007

Hitchcock usaba habitualmente el Mc Guffin, invento suyo, como recurso en sus películas. Era la excusa, el pretexto en torno al que giraba toda la historia, aunque en sí mismo careciera de importancia para el desarrollo de la misma. Son buenos ejemplos Encadenados o Con la muerte en los talones. ¿Alguien sabe con exactitud lo que mueve esas dos historias? ¿Qué más da que fuera uranio enriquecido o contrabando de diamantes? ¿Lleva a algún sitio toda esa red que acecha a Cary Grant o esa avioneta que le persigue en una escena que como decía Truffaut en su libro de conversaciones con el maestro, con el otro maestro, era grande por ser totalmente gratuíta?.

Leí hace poco una entrevista con George Lucas que decía que entre los problemas que habían pospuesto el rodaje de la cuarta parte de Indiana Jones era la falta de un buen Mc Guffin que actuara como desencadenante de toda la acción. Reconocía además que en la segunda parte de la saga el Mc Guffin no tenía entidad para llevar el peso de la película.

Me acordé de esto del Mc Guffin viendo hace poco La casa de las dagas voladoras. Me da la impresión que Zhang Yimou se sabe la biblia del Mc Guffin al dedillo, y construye así una película visualmente perfecta en torno a una historia que nadie sabe muy bien cual es, pero que tampoco importa mucho.

Luego también se me ocurrió que esto del Mc Guffin es recurso habitual en muchos blogs, este mismo, por ejemplo. Con una excusa cualquiera como punto de partida uno cuenta una historieta. Y me vino a la cabeza aquella bonita frase de Lennon, “la vida es lo que te va ocurriendo mientras estás ocupado haciendo otros planes”. Será porque la vida tiene un punto de Mc Guffin.