Procesiones

Esta Semana Santa me he hartado de ver procesiones. Está bien verla en un sitio pequeño, no son multitudinarias como esas que se ven de Sevilla y tal. Hay participación popular, pero no hay agobios, ni aglomeraciones, ni escenas desgarradas. Me pasa igual con las cabalgatas de Reyes, que prefiero la de mi barrio, mucho más de andar por casa que no la gigantesca de Barcelona.

La procesión del silencio el viernes por la noche era bastante impactante, con todas las luces apagadas, y el único ruido de las campanillas del Cristo yacente. Hubo un momento en que sentado en unas escaleras, mirando hacia la pequeña iglesia, con las nubes y el cielo oscuro recortados de fondo, tuve la sensación de estar en una película de Orson Welles. El no llevar cámara me permitió disfrutar aún más del momento. Mirando, no buscando encuadres.
A los niños les gustaban mucho. Supongo que principalmente porque son bastante impactantes para varios sentidos, la vista, el oído y el olfato, pero también porque son muy diferentes a todo lo demás, por ese grado de solemnidad que desprenden, y por lo real del asunto. Curioso que unas personas con capuchones y toda la parafernalia adjunta tenga apariencia de real.

Algunos tenían un toque algo siniestro, descalzos, con cadenas, de negro. Los de la foto eran bastante llamativos. Uno que es pagano por convicción no podía evitar acordarse del Milan y de Berlusconi -ese sí debería hacer penitencia-, o del Vertigo Tour de esos cuatro irlandeses a los que seguro que hubiera encantado esta procesión.

Anuncios

2 comentarios to “Procesiones”

  1. trementina Says:

    Hace tiempo fui a ver una en un pueblo cercano y me llamaron la atención.
    Que si tenías que levantarte si pasaba el santo o como se llama, que no se podía hablar,… y encima va y me entra la risa.

    Eso hace muchos años, ahora como ya no voy no sé cual sería mi reacción.

  2. Fatpower Says:

    Más allá de religiosidades, hay procesiones que son dignas de ver, de esas que encogen el estomago y hasta dan cierto “yuyu”, una de ellas es la Procesión del Cristo Negro aquí en Cáceres, es de esas que todo es silencio y solo lo rompe el sonido acompasado de una campanilla y encima la procesión tiene una leyenda (no recuerdo ahora como era) para dar más emoción al asunto.

    Lo que también es cierto, por lo menos aquí, es que hay gente que no procesiona por culto o devoción, lo hace para que le vea el personal, como queriendo darse importancia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: