Autolavado

La verdad es que no cuido nada mi coche. Hay gente que está todo el día limpiándolo, y me estoy refiriendo a gente corriente, ya ni hablo de los fanáticos del tunning y cosas de esas. Aunque no lo cuide, hay cosas que me molestan, como esas pequeñas abolladuras que aparecen de vez en cuando, o como hace unos días que dando marcha atrás le dejé marcada la señal de un poste bajo y traicionero.

Hablo sobre todo en tema limpieza. Cerca de casa hay varias obras, así que no dura limpio demasiado tiempo. Encima, como pasó el otro día, a veces llueve barro. Ríete de las plagas bíblicas. Lo peor es dentro. Delante la cosa está mal. Dependiendo de la hora, con el sol reflejado a contraluz el salpicadero parece escenario de una película de John Ford.

Peor aún es la parte de atrás. Está llena de plásticos, plastiquitos, papelitos, envoltorios varios y una diversidad de migas que estoy por proponer que la declaren reserva de la biosfera, o zona natural, o catastrófica. Por eso, y pese a que es algo que me sigue pareciendo curiosamente interesante, estar dentro de un coche mientras los rodillos se abaten por todos lados, ahora no basta lavarlo en el túnel, pues se hace solamente por fuera.

Por supuesto, descartamos lo de la manguera de gasolinera, que no tiene mucho secreto, es barato, pero al salir ni siquiera parece que hayas llevado a limpiar el coche. Te lo deja en un estado de “no me avergüenzo de que este sea mi coche”, que para ir tirando no está mal, pero tiene varios problemas. Solamente se refleja en el exterior (y como todo el mundo sabe, el interior de las cosas es lo que realmente importa), y uno nunca acaba de estar bien seguro de usar las fases del programa de manera correcta. Los que uso yo son de ir cambiándolas manualmente, y nunca me parece que lo haya hecho del todo bien.

Así que en la fase actual sigo lavando poco mi coche, pero al menos de vez en cuando lo lavo a conciencia. Ahora lo llevo a un sitio donde hacen el lavado completo, por dentro y por fuera. Luego lo recojo, y huele tan bien que no abro ni las ventanas (además queda como un pegote luego). No piso en las ahora suaves alfombrillas. Hay un papel con un zapato dibujado. Eso dura poco, hasta el día siguiente, o ni siquiera tanto, pero en ese tiempo soy un tío orgulloso de su coche, de su coche limpio.

4 comentarios to “Autolavado”

  1. Fatpower Says:

    Estimado Tacitus, veo que en este tema somos del mismo equipo, yo tampoco soy de los de ser demasiado cuidadoso en ese tema, me hacen gracias los que llega el fin de semana y solo miman el coche, demasiado tengo con lo mio de lunes a viernes (e incluso el finde) como para andar preocupandome de echarle una horas en limpiarlo, yo como mucho manguerazo de gasolinera, lo de limpiar un coche por dentro de momento es terreno inexplorado para mi, tal vez un día me decida a hacerlo, tal vez ese día no llegue nunca, a lo mejor ese día me encuentro tesoros escondidos…

  2. tacitus Says:

    Zurdos con el coche sucio, eso es lo que somos

  3. linoleo Says:

    Nosotros somos como tú, solo lo metemos en el auto lavado y 1 vez al año lo dejamos para que nos lo limipen por dentro.

    😉

  4. Pollomike Says:

    yo también era un caspas para el coche pero amigo,cuando me compré la Harley tooodo cambió,mr.Bayeta,me llaman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: