Gente del siglo XIX

Mi abuelo paterno nació en 1894. Cuando yo era pequeño le hacía broma, y le decía que era del siglo pasado, que era una antigualla. Él también se reía y jugaba a que se enfadaba y me perseguía y me llamaba granuja y sinvergüenza. Recuerdo alguna ocasión en que me hablaba de la Semana Trágica de Barcelona, él tenía 15 años, y me contaba que era aprendiz -hasta ahora nunca me había planteado aprendiz de qué- y bajaba corriendo la calle Balmes mientras sonaban tiros y cañonazos a lo lejos, no muy lejos. Aquello me parecía impresionante, porque eran vivencias de primera mano de antes de la I Guerra Mundial. Mi padre nació poco antes de empezar la Guerra Civil, así que también tengo alguna anécdota suya de infancia y bombardeos.

Además de abuelo era mi padrino, y él, que era catalán traía castañas a casa a finales de octubre, y una Mona de Pascua al final de la Semana Santa. Yo lo veía normal, pero años después me dí cuenta que viviendo ambos en Tenerife no lo era. Los abuelos en general son una conexión muy fuerte con el pasado. Historia viva. Yo pude disfrutar mucho de los míos, aunque luego te das cuenta que no lo suficiente.  Murió en 1990, muy bien de salud hasta casi el final.

Para Nelson -que con su último comentario me abrió la puerta de este-, Alberto (Fat) , Dani, Maria, y otros visitantes a los que he leído alguna vez referirse a sus abuelos.

6 comentarios to “Gente del siglo XIX”

  1. listenn Says:

    Ya sé que soy un poco insensible, pero si me dices algo mejor…

    Mi abuelo paleta (o sea albañil) y campesino mesetario. Palmó una semana después que Freddy Mercury. Esto es para contrarrestar la llamada a filas, Tac.

  2. El opositor Says:

    Cuanta razón.

    Yo también me lo pasaba pipa hablando/jugando con mi abuelo paterno (el materno murió cuando yo todavía era muy pequeño). Me contaba historias tan lejanas para mí que me chocaba, ya que eran cosas que le había pasado a él. Lo comentaba no hace mucho en otro blog, a veces solemos caer en el error y pensar que un siglo por ejemplo es muchísimo tiempo… y nos equivocamos, ahí están nuestros abuelos por ejemplo para recordárnoslo.

    Muy bonita esta entrada.

  3. socioapatia Says:

    Mi abuela que aún vive, estuvo en el Alcazar de Toledo durante la Guerra Civil siendo adolescente. Se me escapa una sonrisa de complicidad, cada vez que le oigo hablar mal de los moros 😉

  4. karla emmairani ragel espraza Says:

    horale q padre esta eso ami me interza tanto la historia q ya quisiera estar estudiando la ciencias socialea ok

    bye…….

  5. vort3x Says:

    ojala tuviera yo un abuelo vivo para contarme todas esas cosas! me encanta la historia, y un abuelo bien viejete seria la manera más proxima de viajar en el tiempo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: