EDITORIAL: No con mi voto

Los grandes periódicos tienen por costumbre hacer un editorial en época electoral pronunciándose por alguno de los candidatos. Yo no soy un gran periódico, ni me voy a decantar por nadie, pero hago un editorial, que hoy me apetece.

La verdad es que nuestros políticos me defraudan cada día más. Salvo honrosas excepciones, la inmensa mayoría ha entrado en una dinámica absolutamente carente de cualquier relación con la realidad. Los medios de comunicación se enrocan en trincheras muy delimitadas, y a uno cada vez le apetece menos leer algo, sabiendo a priori lo que van a decir.

La derecha española se caracteriza por defender ahora lo que hace veinte años rechazaba. En ambos casos con gran vehemencia. Constitución, estatutos de autonomía, leyes sobre el divorcio o el aborto. Además de entrar en una dinámica de acoso y derribo permanente, con los argumentos que hagan falta. La llamada izquierda -al menos la que ha gobernado- ha caído en una espiral de promesas del peor populismo, repartos de limosna sin aportar soluciones estructurales. La vacuidad que acompaña a muchas de sus declaraciones, y ese tono que une una enorme autocomplacencia con grandes dosis de correción política y notable falta de contenido concreto de sus ideas me irrita cada día más.

Se me puede decir que no todo es bipartidismo. Y es cierto, pero los demás partidos tampoco me parece que estén a la altura. No me quiero detener mucho, pero hay una actitud general de mercadeo del apoyo, una falta de sentido de interés general que me da bastante lástima. Además, a estas alturas, casi todos los partidos que están cerca de mí han tenido sus dosis de participación en gobiernos, incluyendo autonómicos o municipales, con lo que ya sé lo que hacen. O lo que no hacen.

Así que de momento, no me van a convencer con mandangas de voto útil. El que quiera el voto, mi voto, que se lo trabaje un poco. Y me temo que no falta demasiado tiempo para convencerme. Mientras, esta es mi candidatura.

5 comentarios to “EDITORIAL: No con mi voto”

  1. Bela Says:

    De acuerdo contigo en parte. Las opciones políticas que tenemos no me permiten decidir mi voto con claridad, lo que sí me permiten es saber a quien no votaré, aunque sea triste y ridículo. Por desgracia, nuestro sistema electoral no reconoce los votos en blanco. Dilema est.
    Me gusta la Bandera Blanca como Alternativa 😉

  2. linoleo Says:

    Yo voto más por ideología que por candidatos, así que tengo claro que nunca votaré a un determinado partido político. Pero aunque en perido electoral todos vayan en plan subasta yo tengo claro a quien nunca votaré.

  3. Fatpower Says:

    Yo voy a votar, creo que es un derecho que hay que ejercer, pero…

    La politica cada vez da más asco.

    Bandera Blanca es una buena opción.

  4. El opositor Says:

    A mí me pasa lo mismo que a Lino.

    Supongo que votaré, por eso mismo que dice fatpower… pero menudo dilema, chicos.

  5. liechtenstein Says:

    Yo ni siquiera en blanco, que me da pereza ir hasta el colegio electoral.

    Como dice Agustín García Calvo, ni votes ni dejes de votar. fuck’em

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: