La música del adios

Hace poco me leí el último libro de Ian Rankin protagonizado por el inspector John Rebus. El último, y parece que definitivo. De hecho el tema principal de la novela, al margen de la correspondiente investigación, es la jubilación de Rebus. No es casual que al empezar, como siempre dando fechas exactas que sitúan el caso en un momento muy concreto, mencionen la muerte de Jack Palance, y luego la de Pancho Puskas, que formó parte de un equipo cuyo nombre no recuerdo que impactó en Escocia, con una exhibición en Hampden Park allá por 1960 goleando 7-3 al Eintracht de Frankfurt . Todo eso representa, como la jubilación misma, el fin de una época. Hay una cierta melancolía durante todo el libro, pero eso no es un demérito, solamente una característica. “Otoño, Edimburgo, se acerca el final de la carrera del inspector Rebus …”. Así empieza.

Rebus responde al arquetipo de policía de novela. Gente que va un poco a la suya, buenos compañeros, pero con un punto de outsider, siempre un poco al margen, con jefes que a veces les comprenden y apoyan pero que cuanto más arriba están más inútiles se presentan. Tienen sus propios códigos, que son los que respetan. Al margen de eso, cada uno de ellos tiene unos rasgos distintivos. En Montalbano, la comida y el tiempo, siempre muy presentes y capaces de marcar el humor del comisario. En el caso del griego Jaritos, el insufrible tráfico de Atenas a bordo de su Mirafiori y sus diccionarios.

Rebus trabaja en Edimburgo, bebe bastante y fuma demasiado. Pero lo que le distingue es por encima de todo su carácter melómano. La música siempre está presente, llega a casa y se pone un disco. En este último libro incluso lleva reproductor de CD en el coche. Se decanta por el rock clásico, especialmente grupos de finales de lo sesenta y primeros setenta. A veces suceden cosas como descubrir un cadáver -o lo que queda de él- y no saber si lleva ahí 20 años o 40, y a parecer Rebus, advertir que lleva una camiseta del Some girls de los Stones, y por tanto calcular la época aproximada de la muerte. Incluso, los títulos de sus novelas son o suelen ser de canciones, o quizás álbumes. Let it bleed o Black & Blue, por ejemplo. También The hanging garden, de los Cure o Dead Souls de Joy division. En mi exhaustivo trabajo de documentación para escribir esta entrada leo que Exit Music título original de La música del adios es en honor a una canción de Radiohead.

Echaremos de menos el Oxford, a Rebus, su compañera Siobhan, los patólogos forenses, Big Ger Cafferty, su perenne enemigo por el que siente una fascinación casi enfermiza y toda una pléyade de personajes que como en toda serie que se precie, uno acaba conociendo y espera siempre su aparición, aunque sea fugaz. Aquí, uno que piensa como yo.

12 comentarios to “La música del adios”

  1. Hele Says:

    Estas más perdido que Martín Cáceres cubriendo al Kun, eh?

    Pulgar hacia arriba, sí.

    Zape

  2. tacitus Says:

    El ejemplo es bueno, brillante incluso. Pero no acabo de ver que pinta aquí
    (no pongo icono de sonrisa porque no me parece serio)

    Saludos, Zape

  3. listenn Says:

    Hoy me he finiquitado Resurrección. Me ha gustado el capítulo final, a modo de epílogo en el cual Siobhan en su confesión describe como la ley, la justicia y la policia, aunque están mezcladas, no tienen nada que ver entre ellas.
    Acabo de hincar mis dientes en Gomorra, seis páginas escasas, y la descripción del mundo que es el puerto de Napoli es, es, es… como los chistes aquello del Semana, sin palabras.
    Saludos compañero.

  4. Alice Silver Says:

    ¿Cual es el primero de Rebus? Estoy deseando empezar!!!!
    Zipi

  5. tacitus Says:

    Hola Lis, me alegra verte por aquí. Resurrección es uno de mis Rebus favoritos

    Hola Ali, digo Zipi. También me alegro de verte por aquí. Pues yendo a la wiki parece que la primera es Knots and crosses (nudos y cruces), pero -así de memoria- yo creo que no la he leído. De hecho, viendo la lista, me da la impresión de que solamente están traducidas desde Black & blue en adelante (la octava de la serie). Las posteriores a esa las he leído todas, menos A question of bloood, que en un arrebato optimista me compré en inglés, y por falta de continuidad (y tiempo, voy mucho más lento) dejé en el primer capítulo. Creo que me la leeré este verano, porque según parece rockea duro. De las de antes no me suena haber leído ninguna. Ahora hay unas cuantas en edición de bolsillo, a menos de diez euros.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Inspector_Rebus

  6. Alice Silver Says:

    Pos si, lo he comprobado en la base de datos del Ministerio de Cultura. En España solo está publicado desde Black & Blue. Tiraré de biblioteca en cuanto pueda, no es por los 10 euros, es que no me caben más libros en casa!!!

  7. Alice Silver Says:

    Ya he terminado Black & Blue, muchas gracias por la recomendación. El libro: entretenidísimo, el personaje: magnífico.

  8. tacitus Says:

    Me alegro mucho.

    Rebus, como tantas otras sagas te engancha más cuanto más vas leyendo. Yo destaco un par de detalles, las continuas referencias musicales, y Siobhan que es un excelente contrapunto femenino, que a veces no abunda

  9. Alice Silver Says:

    En Black & Blue Siobhan solo aparece como un personaje sedundario, no tiene una relación especial con el protagonista, supongo que se producirá más adelante.

  10. tacitus Says:

    Sí, te vas dando cuenta poco a poco, a lo largo de los libros. Empieza con un papel bastante secundario, luego crece

    Yo hasta he pensado que en el próximo libro la protagonista será ella, y Rebus aparecerá por ahí. Pero es una mera conjetura sin base

  11. Boga Vante Says:

    Ha sido un placer, Tácitus, seguir el enlace de Silver y poder escucharte esta visión tuya de Rebus, que suscribo totalmente.

    He leído todo lo publicado, sin orden ni concierto y cada trama, como las piezas de un puzle, iban componiendo no solo a Rebus y Sioban (cuando va perfilándose su personaje), sino a todo el mundo y submundo que le rodea, con gánsteres y policías cuya moral, o su falta, a veces se confunden.

    Historias dentro de los casos, que dan credibilidad y humanidad a los personajes: el compañero cuya vida personal se precipita por la misma fracasada de Rebus y en cuya ayuda acude; el que le acompaña dia y noche… para cuidarlo; unos dedos escaldados y un baño preparado con ternura… ; un beso desesperado cerca de un hangar…. y así hasta el fín. Que yo siento que llegue.

    Un placer volver a encontrarte.

  12. tacitus Says:

    Boga, me alegro de que te hayas enganchado a Rebus, un tipo entrañable, uno de mis favoritos. Cuando bebo IPA me acuerdo de él. A ver si me animo a leer A question of blood, que la tengo en inglés y me daba pereza. Después será más fácil ponerme con Let it bleed, Dead Souls, y todas esas que no están traducidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: