Diletantes en tiempos de crisis

Hay un tipo de negocio que si de mí dependiera no sobreviviría. No es que si yo mandara lo fuera a ilegalizar, o que aunque no mandara, que no mando, fuera a hacer una cruzada en su contra, es que no pondría jamás los pies allí. Me vino esto a la cabeza el otro día leyendo sobre la existencia de una tendencia de tiendas pop-up, aunque yo las llamaría fast-shops. Ponían ejemplos de tiendas de comidas de gatos que se convertían en restaurantes felinos. Y digo yo que eso funciona (si funciona) en época de superabundancia, donde la gente ya tiene más de lo que necesita. Hay cosas cuyo único valor añadido es la originalidad, que no es poco, pero que al mismo tiempo tampoco es para tanto. Una vez allí ¿qué?. -Oh, he llevado a mi gato a comer a un restaurante para gatos que antes era una tienda de comida para gatos. Ni siquiera contarlo es emocionante.

No hace mucho estuve un día de diario junto a la playa, cosa que no suelo hacer. Iba a comer por allí y paseaba asombrado por la cantidad de gente que había. Era en septiembre, quizás octubre. Las hordas de turistas llegaban en autocares y eran descargados en manada. Pasé por fuera de un sitio que por dentro es un iglú. Un bar de hielo. Te pones una chaqueta (polar) y te tomas tu cerveza o tu copa a temperatura de cubito. Seguro que hay gente a la que le hace gracia eso. A mí desde luego, ninguna.

No sé si diletante es la palabra más indicada, pero me gusta como queda el título. Seguro que hay gente a la que no le hace nada de gracia. Seguro que son de los que se toman una copa en un bar iglú y les gusta la experiencia.

Diletante

1. Persona que se dedica a un arte o ciencia por diversión, sin vocación.

2. Persona cuya ocupación es la mera recreación en el arte.

3. Vividor sibarita.

3 comentarios to “Diletantes en tiempos de crisis”

  1. Boga Vante Says:

    Sí, Tácitus, comparto tu reflexión de que son lugares consecuencia de la superabundancia. Por mi cuenta añado, casi grosera; monumentos espejo de la hartura, del displacer.

    Siento empatía viéndote observar la descarga de turistas como una mercancía, o tratados como si lo fueran. Pero creo que en ésto hay una responsabilidad personal. Llegar a creernos que conocer otros lugares, otras personas, es hacerlo como si fuéramos maletas, de un lado a otro, cuantos más mejor y en el menor tiempo posible.

    Más que el disfrute propio de lo que vivimos, menos aparatoso, más limitado, pero más intenso, parece primar el poder contar a los otros lo que hemos visto…. y no visto, en el menor espacio de tiempo, como parte de un rebaño agotado y solo satisfecho de puertas para afuera.

    Di-le-tan-te. Si la utilizas a modo de péndulo, comprobarás que su ritmo y musicalidad se lleva bien con este momento de la noche, ideal para darse un paseo por los vericuetos del espíritu.

    Gracias por tu hospitalidad.

  2. listenn Says:

    Taci, eres víctima de la wiki…
    Pon los enlaces del DRAE, que a veces tanta modernidad nos devora y casi mejor volver a la tradición.
    Digo, del verbo dicir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: